Fuente: Borja Ventura
Fuente: Borja Ventura

¿Cómo sabe el Estado que un etarra arrepentido se arrepiente de verdad?

Los funcionarios de prisiones leen sus cartas, los jueces escuchan sus conversaciones telefónicas, los policías cachean a sus visitas y además tienen las cuentas intervenidas. Firmar una carta de renuncia a ETA es el último paso de una larga evolución a la sombra. El magistrado de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro, responsable de la concesión de permisos penitenciarios, cuenta el proceso que se sigue con los presos.

Fuente: Borja Ventura
Fuente: Borja Ventura

Así pide perdón un preso de ETA

Son unos 27. Están en el último paso antes de iniciar su reinserción. Son los presos de la cárcel de Nanclares de Oca, Langraitz en euskera, que han culminado una serie de etapas previas que les ha hecho ganarse la confianza del Estado. Pese a su pasado sangriento, algunos gozan de permisos penitenciarios después de haber manifestado su voluntad de dejar ETA y haber pedido perdón a las víctimas.