Fuente: Wikimedia Commons
Fuente: Wikimedia Commons

El ‘coste’ de la democracia

En 33 de los 34 años de democracia hemos tenido elecciones ¿Cuánto vale elegir a nuestros políticos? En un momento de crisis como este, ¿es sostenible celebrar campañas y votaciones cada año?

 

En nuestros treinta y pocos años de democracia hemos celebrado 134 procesos electorales, incluyendo elecciones locales, autonómicas -contándolas por separado-, generales, europeas y referéndums -nacionales y autonómicos-.

En la cifra se toman por separado las elecciones en las autonomías -que no dependen del Ministerio del Interior– porque se celebran en fechas distintas en algunos casos, pero si se quisiera simplificar la cifra y se tomara como un gran proceso electoral cada una de las legislaturas autonómicas la cifra resultante sería de 44 procesos electorales, además de la legislatura ‘extra’ que tienen Euskadi, Cataluña y Madrid por los adelantos electorales de las dos primeras y la repetición de la tercera en 2003. Es decir, 45.

Afinando el tiro llevamos cuatro referéndums nacionales, siete autonómicos, diez elecciones generales -contando con la legislatura constituyente-, seis elecciones europeas (y eso que entramos en la UE a mitad de la segunda legislatura), nueve elecciones locales y, en lo referente a las autonómicas, en cuatro meses votaremos la octava legislatura en doce autonomías -antes ya se votó la de Galicia y Andalucía-, que será la novena en el caso de la Comunidad de Madrid -cifra que comparte con Cataluña y Euskadi-)

Eso supone que desde 1977 hasta hoy, en esos 34 años, sólo 2002 ha estado exento de votaciones. Si se supiera lo que ha costado cada campaña electoral de cada partido en cada uno de esos procesos nos echaríamos a temblar. Con lo que nos cuesta es para pensarse lo de no ir a votar, ¿no?