Fuente: Bing Conversations Worth Sharing
Fuente: Bing Conversations Worth Sharing

El enigma ‘savant’: convertido en genio matemático tras recibir una paliza

Jason Padgett es un vendedor de muebles estadounidense que, de la noche a la mañana y tras un ataque callejero, ve la vida desde la perspectiva matemática. Es uno de los más recientes casos de ‘savants’ conocidos.

May122014

,

 

“Todo lo que recuerdo es como un flash, una luz blanca, y que me encontraba justo aquí, de rodillas. Pensé que iba a morir”. Lo decía recientemente Jason Padgett en una entrevista concedida a la televisión estadounidense ABC y no, lógicamente no está muerte. Pero los incidentes que narraba cambiaron su vida para siempre.

Aquel día le propinaron una brutal paliza en plena calle, a la salida de un comercio. Le dejaron en el suelo y le patearon la cabeza, provocándole diversas lesiones craneales y legándole un intenso estrés postraumático. Pero no fue lo único que le dejaron: desde aquel día descubrió que veía las cosas de forma diferente. ‘Veía’ matemáticas.

Desarrolló cierta habilidad sinestésica para visualizar y vincular a percepciones otros estímulos. Los sinestésicos suelen asociar colores, letras, olores o números a cosas sin aparente relación, como días, nombres o personas. En el caso de Padgett su sinestesia fue el ver el ‘tejido matemático’ de todo lo que le rodea, intuyendo de forma automática ángulos ocultos o efectuando visualmente cálculos complejos en mitad con solo echar un vistazo.

Diagramas, representaciones lineales, fractales… cualquier paseo por un parque era un compendio matemático nuevo para él, que nunca había estudiado. De hecho, era (y sigue siendo) un sencillo vendedor de muebles en Tacoma, solo que ahora es además un genio al que los especialistas investigan. Es uno de los últimos ‘savants’, los llamados ‘sabedores’ o ‘sabios’, genios de origen desconocido.

No es, por tanto, el único, como sabe el doctor Darold A. Treffert, un ‘cazador de genios’.

Hay en todo el mundo personas que, sin motivo común, desarrollan capacidades cerebrales extraordinarias, muy superiores a la media. En el caso de Padgett el desencadenante fue la paliza y los golpes y patadas que le dieron en la cabeza, pero en otros casos el origen fue muy distinto, en ocasiones ni siquiera súbito. Es el caso de Kim Peek, el hombre que inspiró la película ‘Rain man’

En el caso de Peek, nació con graves disfunciones: no tenía conexión neuronal entre ambos hemisferios de su cerebro, tenía problemas motrices y dependencia física casi total (no podía ni abrocharse la camisa). Sin embargo, fue capaz de almacenar decemas de miles de libros y canciones en su memoria, centenares de tratados cartográficos y de recuperar toda esa información de forma instantánea y exacta. Era una enciclopedia humana, capaz de leer páginas de dos en dos, usando un ojo para cada una. Y sin embargo, su cociente intelectual era de 73.

Quizá el más conocido de los ‘savants’ vivos sea Daniel Tammet, nacido con epilepsia, síndrome de Asperger y sinestesia, problemas relativamente menos severos que los causados por la paliza de Padgett o las dolencias que tenía Peek. Sus ‘superpoderes’ son la habilidad matemática (calculando operaciones con más de una decena de decimales) y la capacidad de aprender idiomas (habla once sin apenas esfuerzo)

Hay apenas un centenar de afectados por el síndrome de savant, conocido como síndrome del sabio, en todo el mundo, y en común solo tendrían algún tipo de disfunción cerebral, sea innata o adquirida. Lo demás, un misterio. No es lo que se pone en boca de Einstein de que usamos apenas una porción de nuestra capacidad cerebral, porque eso es falso, aunque la existencia de estas ‘supermentes’ sugiere que podría haber en todos nosotros un genio latente, escondido por algún tipo de bloqueo mental que las dolencias cerebrales logran romper. La cuestión es si se puede romper, y cómo.